Blogia
Un món a ulls de llop

Sarkozy

Fa uns dies vaig intentar afegir-li un comentari a un post d’un amic meu que parlava de la victòria d’en Sarkozy a les presidencials franceses. Com que no ha hagut manera d’entendre’m amb el sistema de comentaris de lacoctelera, aquí li deixo.
Sarko, Sarko, Sarkozy

Pues Javi... Ante la voluntad de los votantes, máxime con una envidiable participación, no hay nada que rascar. Por que sí, yo era más de Segolene, por que soy rojo además de mal español, pero sólo en la segunda vuelta, que Bayrou me gusta bastante aunque sea sólo por aparecer como la única voz no centralista en toda la contienda (y por que Vicent Partal me lo hizo descubrir).

Sobre el matrimonio homosexual... Tiempo atrás me dió por compararlo con la independencia de Catalunya. Me basé en la idea de que, sí, en ambos casos se podían conseguir los mismos y tan ansiados derechos y deberes con un paquete de leyes y SIN necesidad de plantificar el tan polémico nombrecito (matrimonio en un caso e independencia en el otro) pero finalmente consideraba y considero que a las cosas hay que llamarlas por su nombre y quien se ofenda que no mire.

Y las adopciones... Tanto hablar de los prejuicios a recibir por los tiernos infantes en un hogar homosexual, la necesidad psicológica de los niños a experimentar lo que es un papá y una mamá, que si churras, que si merinas. Joder, como si una pareja hetero ofreciera SIEMPRE el hogar ideal! Lo que habría que hacer es cotejar la idoneidad de una pareja de forma global, sean los futuribles padres heteros, homos o neandertales con el cerebro potenciado.

Pero además ocurre que parece que estemos hablando del capricho de una multitud de locas a las cuales les ha venido repentinamente el antojo de la paternidad. Hay que recordar que ya había una buena cantidad de niños adoptados "de facto" por parejas homosexuales, pensad en adopciones monoparentales de un gay con pareja estable, por ejemplo. Estos niños han crecido en ese ambiente y, realmente, sin mayor problema (que estadísticas las hay para todos los gustos) y, Dios nunca lo quiera, si algo le pasa al tutor legal del niño... La custodia pasaría a sabe Dios quién dejando completamente de lado al otro miembro de la pareja, como si no hubiera sido para el niño más que una niñera o el/la concubina de su progenitor.

Así pues, buena ley. Pero sí, una forma barata por parte del PSOE para quedar como "los más progres de la p*t* Europa". A que no tienen huev*s para demostrarlo aplicando la Renta Básica!

Nuff Said.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Javi -

Veamos; varias cosas.

Con respecto al matrimonio, creo que estaremos de acuerdo en que el derecho no es de los padres a adoptar a un niño, sino de los niños a tener una infancia feliz.

Bien. Partiendo de esa base, mi problema es mas de oportunidad temporal a problema filosófico.

Quiero decir, que creo que España (no Barcelona o Madrid); España en general, no está preparada para pasar directamente de "no hay nada de nada", a "matrimonio y adopción". Porque pienso que hay que hacer un período de 5-7 años, para que la cuestión gay se socialice un poco más y que cuando mentas en cualquier sitio de 200.000 habitantes o menos el tema gay, piensen en Boris, o en días del orgullo.

Y a lo que voy. Para que eso cambie, lo sé, hace falta que se vea. Pero no me parece justo que quienes tengan que socializar el tema sean los niños.

¿No sería más lógico esperar 6 o 7 añitos, a que en todas partes se esté más acostumbrado a gays viviendo en mi vecindario, etcétera, para que pasemos a las adopciones, y ciertos niños no tengan problema en el colegio por una cuestión social sobrevenida?

Con respeco al matrimonio...

Pienso que son situaciones parecidas, pero no iguales. No tienen las mismas connotaciones.

Cuando tenía 29 años era mayor de edad, y tenía además, acceso a carnet joven.

Ahora tengo 30 y ya no tengo ese derecho.

No soy ni mejor ni peor; pero son circunstancias distintas. No soy mejor persona por tener el carnet, ni por no tenerlo.

La relación entre mi pareja y yo es tan respetable y tan estupenda como un matrimonio. Pero no es exactamente lo mismo.

No es justo decir que una misma cosa, son dos cosas distintas; pero tampoco es justo decir que dos cosas parecidas, son la misma cosa.

Y las dos son igual de respetables y de dignas; pero conceptualmente no son lo mismo.

Saludetes.

Javi
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres